jueves, 5 de diciembre de 2013

De Makoki al Pulp Art


Portada del catálogo del 10 aniversari de Makoki (M. Gallardo)

“Conmigo podrías hacer una antología de gráfica de Barcelona porque he hecho de todo”. Eso me dijo Gallardo un día que le pregunté acerca de algo que le obligó a rebuscar entre sus trabajos de años ha. Me tomé en serio su sugerencia y, entre lo que tengo por casa y lo que él me prestó, he recopilado material de sobras para esa antología. Tanto, que me ha costado horrores decidir por dónde empezar aunque al final me he decantado por un par de exposiciones. Una, la del décimo aniversario de Makoki en la desaparecida galería Metrònom. La otra, “Pulp Art” en la sala Vinçon.

Josep M. Beà
Damià

El 24 de junio de 1997 Makoki aparecía publicado por primera vez en “Disco-Express”, dibujado por Gallardo y basándose en una primera historia de Felipe Borrayo. Luego, al cabo de una semana, el guión de la segunda aventura de ese loco escapado del manicomio ya llevaba la firma de Juan Mediavilla. Un burgalés muy punk que, según me contó Miguel el día que lo conocí,  “había estudiado en un colegio de Maristas y tenía en la cabeza todas estas cosas”. 

Calpurnio


Cuando Makoki cumplió 10 años sus autores lo quisieron celebrar. Para ello, pidieron a 40 colegas de profesión que hicieran una versión del personaje de acuerdo con el estilo habitual de cada uno de ellos. Así lo explicaba Miguel a Carles Santamaría (en una entrevista para "El País”) pocos meses antes de la inauguración.


Sobre este Makoki versión Montesol, hoy su autor me comenta que “se trata de una época de colaboración y en cierta manera trabajo en equipo, un poco como los músicos, como hacíamos en la época de Rollo,  se admiraba y se seguía con cariño el trabajo de los compañeros,  imagino un ambiente parecido al del grupo de dibujantes de Zap,  del Royal free Press, se compartían los descubrimientos gráficos,  las gracias y todo eso generaba un ambiente muy grato,  oír por ejemplo a Juanito Mediavilla explicar y leer sus guiones era realmente divertido, un ambiente más bien de hombres donde las novias y las mujeres eran un mundo aparte. Seguramente un grupo de tíos inmaduros rodeados de porros y cervezas”

Miguelanxo Prado

Alfons López

Roger

Al año siguiente, la exposición de aniversario a Makoki se trasladó a Vitoria. Concretamente, a la Sala San Prudencio. Lo sé gracias a la colaboración de Mauro Entrialgo, que participó en ella y me lo contó tras leer este post.

Portada de Enric Jardí para la exposición en Vitoria
Además, junto a él, otros quince autores se sumaron a la muestra. Mauro conserva este folleto desplegable de cuatro hojas que, en su interior, contiene todas estas reproducciones en blanco y negro de las obras expuestas. La suya, con Makoki perdido en el laberinto de Escher.







En 1992, Gallardo recibía el premio a la mejor obra de autor español en el Salón del Cómic de Barcelona gracias a “Perro Nick”. Motivo por el cual, al año siguiente, le tocó hacer el cartel del Salón y ser objeto de exposición. Doble, ya que en las mismas fechas, la Sala Vinçon inauguraba “Pulp Art”. Una muestra que repasaba los 15 años que, hasta entonces, llevaba ejerciendo como ilustrador.







El título, muy acertado, hacía referencia a la estética de la cultura “pulp” norteamericana de publicaciones baratas, de bolsillo y consumo inmediato que tanto me atraen. Es decir, la pulpa reciclada de la que hablaba su editor, Carles Prats. De hecho, en el catálogo de la muestra, Jordi Costa lo clavó al definir así el perfil de persona entusiasta de Gallardo en el que yo encajo la mar de bien: “Son gente que disfruta más ante una ruina bizantina que ante una columna jónica, ante una película de Ed Wood Jr. que ante una de James Ivory, ante una novela de John Franklin Bardin que ante una de Agatha Christie… Consideran belleza y  desequilibrio como sinónimos, paz y placer como polos opuestos. Para ellos fue inventado el expresionismo y el cine basura, el duelo con arpón y revólver de Terror in a Texas Town y la garganta profunda de Koko Taylor, las películas de David Lynch y, lógicamente, las historietas de Gallardo”.


Esta imagen de un Tintín gordo y sesentón, junto a unos ancianos Capitán Haddock, profesor Tornasol y Hernández y Fernández que se exhibió en “Pulp Art”, formó parte de la primera exposición sobre cómics que organizaba la Fundació Miró y que escogió como tema a Tintín y su autor, Hergé. Era el año 1984 cuando Gallardo aceptó participar en ella sin saber en el lío en que se iba a meter. Poco antes de la inauguración, un grupo de dibujantes, escritores y periodistas firmaban un manifiesto en contra de la exposición por considerar que Tintín era un cómic infantil (poco adecuado para estar en la Fundació Miró), totalmente alejado de lo que ellos entendían que era el cómic adulto.

Coca-cola (1992)

El mundo Futuro (1993)

Primera línea  nº 11 (1986)
Que yo sepa, hace 20 años los mandamases de la Coca-cola, el Hola y Time no habían encargado la publicidad de sus productos a Gallardo pero él sí que se avanzó en parodiarlos para "El mundo futuro" y "Primera línea". 


La Colección Von Gallard, también en Pulp Art”, apareció en el especial número 100 de El Víbora. Una serie de ilustraciones propiedad de un tal Barón Von Gallard (Gallardo), mostraba una parte de su “colección” que no eran más que simples copias  de obras de artistas mundialmente reconocidos.

Gallardo a lo Alphonse Mucha

J.M. Berenger a lo Toulouse-Lautrec

Santi Canuto a lo Joan Miró
Juanito Mediavilla a lo Eugène Grasset

Además, "Pulp Art" incluía otras ilustraciones aparecidas en diversas publicaciones y carteles publicitarios para todo tipo de eventos que me guardo para una próxima ocasión.




2 comentarios:

  1. Me gusta la dedicada a Joan Miro
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Enhorabona per aquest esplèndid article. M'ha portat molts records. Gràcies.

    ResponderEliminar