martes, 27 de noviembre de 2012

Eugeni Forcano y Javier Pérez Andújar



Lo que hoy voy a contar viene a propósito del Premio Nacional de Fotografía 2012 que ayer fue otorgado a Eugeni Forcano. Esta mañana, al leer la noticia en la prensa, he querido dedicarle una entrada ya que su trabajo me fascina y su trayectoria laboral está muy alineada con la temática del blog. Pero poco me podía imaginar que esta idea me llevaría a descubrir una bella historia de amistad gracias a la ayuda de Javier Pérez Andújar

Antes de saber nada del premio mi intención para hoy era escribir la crónica de la ruta de grafittis, realizada el pasado domingo junto a mis amigos los Cazadores de Hermes, pero espero que ellos me sabrán disculpar si pongo a Eugeni Forcano por delante del Street Art. A mi parecer, la ocasión lo requiere.

Hoy la casualidad me ha vuelto a echar una mano cuando buscaba material gráfico por la red para ilustrar el post. Básicamente buscaba las portadas de Forcano para la revista Destino. Rápidamente he  dado con ellas pero además he encontrado este retrato tan bonito de Javier Pérez Andújar, amigo de la familia ausente desde hace ya unos cuantos años.





La foto es estupenda, en blanco y negro, aunque no se vean esos ojos azules suyos tan bonitos. En seguida le he pedido que me confirmara la autoría de la foto. Su respuesta ha sido afirmativa con el añadido de que detrás hay “una historia muy-muy bonita y épica” (cito textualmente su tweet de respuesta). Luego, al cabo de poco he recibido por correo electrónico la historia del retrato y ha sido tan emocionante que le he pedido permiso para plasmarlo en el blog, tal cual Javier lo había escrito. Su respuesta “oh, qué honor, muchísimas gracias Roser. Ahora me dejas flasheado a mí…” me ha dejado casi sin palabras y al borde de soltar unas lágrimas de  emoción. Mis compañeros de trabajo son testigos. Después de eso me he pasado buena parte de la mañana en las nubes pero ahora mismo comprenderán el motivo…

“Roser, bueno te cuento, pero fíjate que me da apuro, siempre me siento raro contando cosas así, y sin embargo son las más bonitas de contar.

Resulta que hace algunos años que conozco a Forcano, quizá sean diez. Una vez entramos en contacto a través de su gran amiga Roser Martínez Rochina (fotógrafa aficionada y pionera de la crítica fotográfica en España --si no la conoces investígala, Roser, también es genial).
Al principio iba a verle a su casa, cerca de la iglesia de san Gervasio consagrada a los santos San Gervasio y San Protasio. Por aquella zona también vivía el dibujante Escobar y por eso el amigo de Carpanta se llama Protasio.

Pero volvamos a Forcano. Iba a verle porque me encantaban sus fotos, las portadas que hacía en los sesenta para la revista Destino, y él era un señor amable, generoso, ya entonces mayor, que abría y abría cajas gigantes planas llenas de fotografías enormes, como posters, en papel, todo blanco y negro. Pero el blanco y negro estaba sólo dentro de las cajas, fuera, su casa, era un cañonazo de colores psicodélicos. La casa de un artista. Sobre todo la parte que había dedicado a su estudio, decorada con restos de los encantes, estatuas de santos, palomas de yeso, colgantes dorados, lámparas niqueladas...., la parte familiar era más doméstica, de muebles de abrillantador y tapete blanco de ganchillo. Pues ahí iba algunas tardes a hablar con él y con Roser, de su trabajo, de Forcano, de qué sentía al disparar, hablábamos siempre más de sentimientos que de técnica. Aún no le había llegado el reconocimiento que tanto le han negado hasta recientemente, pero tampoco le daba importancia y de esa manera, mientras  estaba a su lado, conseguía que dulcemente nadie se la diera. El caso es que por aquel entonces publiqué mi primer libro en Tusquets, y se me ocurrió la majadería de pedirle a él que me hiciera la foto. Por amistad y por querer ser un personaje tardío de la Barcelona de Destino. Pero había una cosa que Forcano nunca me había contado, nunca en todo ese tiempo, que llevaba dieciséis años sin hacer una sola fotografía. Si lo hubiera imaginado no me hubiera atrevido a pedirle nada. Y sin embargo...: dijo que esta vez sí que le hacía ilusión volver a salir a la calle con la cámara. Imagínate qué mañana pasamos, Roser, con su maquinaria alemana, aparatos negros, cuadrados, fuertes como tanques, paseando por las calles que fotografió en la época que te digo. El Borne, la Ribera, los callejones detrás de la catedral..., de repente volvió a ser todo de piedra y antiguo y te juro que aparecían los fantasmas de la vieja Barcelona para que Forcano volviera a fotografiarlos. Ay, y Roser, qué astuta que fue!!! Ella lo sabía todo y no me dijo nada para que no me rajase, pues antes de pedirle nada a Forcano le había preguntado a ella qué le parecía mi temeridad. Así, hizo una serie de fotos, que me tienen hecho polvo. En ese paseo, toda la mañana andando, descubrí cómo trabajaba realmente, cómo localizaba, qué encuadres buscaba, qué le gustaba, cómo Forcano cuando salía con la cámara no era más que un alfiler solitario a merced de los rayos de luz. Forcano  es la búsqueda de la luz por encima de la búsqueda del hombre del retrato, y en ese sentido es un místico (lo que encaja con los santos de escayola que hay en su estudio).

Luego, alguna vez, ha expuesto alguna de aquellas fotos y he creído morirme. Es genial, que le hayan dado el premio nacional. Ahora mismo le llamo para ver cómo le quita importancia también a esto.

Y en fin, espero que te haya servido este rollazo para algo. Saludos a abs"

Ese primer libro publicado por Tusquets del que habla Javier es "Los príncipes valientes" y la fotografía de Forcano ilustraba el lomo interior del libro, allí donde aparece la biografía del autor.




Para acabar les diré que mi amiga Neus tenía razón cuando decía que “las cosas no suceden al azar”, en su post sobre la presentación de “La Barcelona subterránea” de Mireia Valls. Últimamente me ocurren demasiadas cosas buenas de forma “casual”.  Hasta mi encuentro fortuito con el propio Javier hace unos días en el Pati Llimona ahora cobra sentido para mi.

Miles de gracias Javier por haberme contado esta historia tan personal, aunque te diera apuro... Y encima permitirme publicarla.  ¡Mira qué hora es y aún sigo en las nubes!

13 comentarios:

  1. Hola Roser.
    Llevamos un tiempo que es un no parar de recibir buenas emociones...que siga así :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Preciosa historia, ya te comente que tengo el libro, ahora va a quedar ligado a esta historia tan especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, hoy en algún momento del día, mientras lo escribía he pensado en tí y en que te gustaría leerlo.

      Eliminar
    2. Pues me voy a poner a ello, son muchas señales ya ;)

      Eliminar
    3. Pues venga. Leelo ya. El libro es buenísimo y encima conociendo la historia de la foto aún gana más. Seguro que te encanta.

      Eliminar
  3. Roser, que historia más emotiva y emocionante. No se como debemos interpretar todo lo que nos pasa pero tenemos que alegrarnos y estar abiertos.
    Me has puesto los pelos de punta! Enhorabuena A Eugeni Forcano, a Javier Pérez por su historia y a ti por estar en el camino.
    Petó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Neus. Si te sirve de consuelo yo estoy con los pelos de punta desde las 8 de la mañana, que es más o menos cuando ha pasado todo.

      Eliminar
  4. Este tipo de fenómeno en el que parece que todo surge de forma natural y en conexión una cosa con la otra, se le llama "sincronicidad" o "causalidad".

    Cuando ocurre tienes un "subidón" y un hormigueo por todo el cuerpo. Todo parece estar conectado...

    Realmente el ser humano tenemos el poder de "provocar cosas" aunque no seamos consciente. Para bien o para mal.

    En efecto, nada pasa por casualidad.

    Preciosa historia. Muy emotiva!

    Smuac!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has clavado Xavi. ese subidón del que hablas lo tengo desde que Javier me confirmó quien era el autor de la foto y que además la historia traía cola

      Eliminar
  5. Este tipo de fenómeno en el que parece que todo surge de forma natural y en conexión una cosa con la otra, se le llama "sincronicidad" o "causalidad".

    Cuando ocurre tienes un "subidón" y un hormigueo por todo el cuerpo. Todo parece estar conectado...

    Realmente el ser humano tenemos el poder de "provocar cosas" aunque no seamos consciente. Para bien o para mal.

    En efecto, nada pasa por casualidad.

    Preciosa historia. Muy emotiva!

    Smuac!

    ResponderEliminar
  6. Lei el post desde el móvil hace dos días, y no encontraba el momento de poder visualizar las fotos a través del ordenador. Me he quedado maravillada con las fotos sobre Barcelona ¡me hacen recordar mi niñez! Gracias por compartir la historia. Un beso. ¡Por cierto! Ya le comenté a Marc su "terrorífica" historia de miedo. Un beso también para él.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Conchita! Desde luego las fotos de Barcelona de orcano son una maravilla que no te cansas nunca de ver. Ese premio se lo ha ganado!

    ResponderEliminar